30.4.12

A TRAVÉS DE LA TRAICIÓN



Siempre es mejor traducir autores muertos para que no opinen (risas). Marguerite Yourcenar, a quien traduje, hablaba bien inglés, pero no era su idioma. Cuando la traducía, había una acumulación de adjetivos que hacía en francés y quedaban muy bien. Pero en inglés resultaban muy pesados, y había que elegir. Hay ejemplos curiosos, como el de Miguel Hernández; es casi imposible traducirlo al inglés. No lo he intentado, pero he leído algunas traducciones muy malas. “La cebolla es escarcha/ cerrada y pobre” es precioso. Se puede decir cebolla en castellano, pero no se puede decir “onion” en inglés; es una palabra horrible. “The onion is frost/, closed and poor.” Aunque sea la misma imagen, las palabras son muy feas en inglés. No sé qué se puede hacer... ¿cambiar todo? Quizá. Toda traducción es reescritura; imaginar que no es así es suponer que los idiomas son perfectamente equivalentes. Si lo que se busca es una fidelidad comprensiva de la traducción, esa fidelidad tiene que venir a través de la traición.-

:: Entrevista a Alberto Manguel en Página 12 del 26 de abril de 2012.-

No hay comentarios: