2.12.11

ME MIRO


Tengo la pasta de mi carne entre mis labios.-


Incluyo en mi territorio la devastación de la que soy objeto.
Estoy sitiada, rodeada por las aguas, quiero decir que me estoy ahogando.
Veo el empeine de las olas como lenguas, como carne que hunde, como diente; reliquio.
Venezia apenas asoma, como una escultura a medias detenida, como un acuerdo de inmortalidad.
Un pacto entre la imposibilidad de las aguas para sublevar y la imposibilidad de la tierra para sostener. Venezia me adquiere como sal, disuelta.
Recuerdo el desatino de mi lucidez, mi cuerpo acostado y mis infiernos.
Recuerdo lo que ya no podre recodar.
Mesuro el duelo, tumulto y disuado, miento.
Me persuado mujer, me miro estado de multitud y sin embargo vuelvo a fracasar.  
Veo la anchura de las bocas en la extensión del aliento.-

:: Venezia de Gabriela Liffschitz (1990).-

No hay comentarios: