6.8.11

SEPARADO DEL CUERPO

De poco sirve que se anhele en el cielo
Si no se vuela con robustas alas.-
IBSEN


Para escribir la historia de la propia vida, por lo pronto es preciso haber vivido. No es, pues mi vida la que escribo.
Mas, al igual que un herido atacado por la gangrena corre a un anfiteatro para hacerse cortar el miembro podrido, y el médico que le amputa, tras envolver en un paño blanco el órgano separado del cuerpo, hace que circule de mano en mano por toda el aula, a fin de que los alumnos lo examinen, del mismo modo, si uno de los miembros de su vida ha resultado herido o gangrenado por una dolencia moral, puede desgajar esa porción propia, eliminarla del resto y procurar que circule a plena luz, para que las personas coetáneas  palpen y juzguen mal.
Habiendo padecido, en la flor de la edad, una enfermedad moral abominable, narraré lo que me sucedió durante tres años. Si el único afectado fuera yo, nada diría. Mas como existen muchos otros que sufren el mismo mal, a ellos me dirijo, sin saber muy bien si seré escuchado. En el supuesto que nadie tomara advertencia, al menos conseguiría con mis palabras este fruto: haberme curado mejor a mí mismo y, como el zorro atrapado en el cepo, aliviar la pata prisionera.-

:: La confession d’une enfant du siècle [La confesión de un niño del siglo] de Alfred de Musset (1836).-

No hay comentarios: