26.8.11

LA CABEZA VUELTA


El perro, estremeciéndose en todos sus músculos dio un salto hacia atrás, con la lengua que se había convertido en un terror rígido y curvado dentro de la boca; retrocedió más y más, mientras ella avanzaba, y gañía también, adelantando, con su cabeza completamente vuelta de lado, enseñando los dientes y gañendo de igual manera. Acorralado en el ángulo más alejado, el perro se irguió sobre sus patas traseras como si quisiera evitar algo que lo angustiaba hasta tal punto que parecía querer despegarse del suelo; después se detuvo arañando de lado la pared, con las patas de delante alzadas, resbalando. Entonces con la cabeza gacha, arrastrando los bucles del flequillo por el polvo, ella se tiró contra su flanco. El perro soltó un aullido de dolor y mordió en dirección a ella, corriendo alrededor de ella, ladrando, y al saltarle a uno y otro lado, mantenía siempre la cabeza vuelta hacia ella, batiendo con la grupa la pared.
De pronto ella también se puso a ladrar, arrastrándose detrás de él… ladrando en un ataque de risa obscena y trágica. El perro, agachándose, empezó a correr con ella, cabeza contra cabeza, como si quisiera rodearla, con un paso lento y suave. Corría acá y allá, gimiendo desde lo más profundo de su garganta, y ella le mostraba los dientes y gemía con él; gimiendo a intervalos cada vez más breves, avanzando cabeza contra cabeza, hasta que ella se rindió, y se echó al suelo, con las manos a los costados, el rostro vuelto a un lado y sollozando; y entonces el perro también abandonó, y se quedó tendido, con los ojos inyectados de sangre, con la cabeza plana junto a las rodillas de ella.-

:: Nightwood [Bosque de la noche] de Djuna Barnes (1936).-
:: Robin with dog de Anna Nilsdotter Karlson.-   

No hay comentarios: