23.4.11

UN FLUIDO

Entre sangrantes corazones que el pensamiento enturbian.-
GENET



Hombres, mujeres. Siempre me inquietó que el bosque de la sexualidad, abusando de las clasificaciones, se dividiera en compartimientos estancos. Un árbol principal, el del Bien y del Mal, en hombres y mujeres, con serpiente enroscada y ciencia depositada en el núcleo de una manzana; el más frondoso árbol de los heterosexuales y los homosexuales: la rama de los heterosexuales en heterosexuales homogéneos y heterosexuales bisexuales; la de los homosexuales hombres en hombres y mujeres, cuando no, peor aún, en activos y pasivos; la de las lesbianas en lesbianas compactas y lesbianas bisexuales, y entrecruzamientos inimaginables entre estas diferentes opciones, y eso sin pensar en los anafroditas  que hacen de la abstinencia la máxima virtud y paradójicamente quizás sostienen en su rama la mayor carga erótica por privación, y que no eligen sexo ni se colocan en casilla alguna, dejando pasmados  a las demás ramificaciones; y sin pensar, desde luego, en los andróginos que incluyen todo, los dos cuerpos, las espaldas unidas como siameses, cuatro brazos, cuatro piernas y una sola cabeza para pergeñar el dos después del banquete platónico, y que poseen cogonios y anteridios en la misma hifa, ni tampoco en el Hermafrodito al que se fundió por amor Salmacis, ninfa de un lago, convirtiéndolo, y convirtiéndose ella con él, en un ser de doble naturaleza en el que la ‘virilidad’ no contaba. La combinatoria es de una riqueza impresionante y debería, por su propio peso, invitar a pensar una sexualidad polimorfa, multiforme, en beneficio de una mayor amplitud e intensidad de las opciones. Pero, abroquelados cada cual en su distinción, creemos poder defendernos mejor de las represiones que nos modelan desde adentro y desde afuera. Sin edad, sin género, sin especialización, el Eros sería, en esta nueva hipótesis, un fluido que circula, una forma que busca su deseo y que el deseo mismo modela.


:: “La superficie pulida” en La letra de lo mínimo de Tununa Mercado (1994).-
:: Study for Crouching Nude óleo de Francis Bacon (1952).-


No hay comentarios: