15.3.11

LA OSCURIDAD DE LOS TRABAJOS


Marchand, de la noche a la mañana se ve sepultado por cientos de novelas inéditas. Primero decide postergar su libro. Luego decide abandonar sus pretensiones literarias (al menos, la práctica, si no la pasión) y dedicarse a la carrera de otros escritores. Se ve a sí mismo como un médico en un leprosario de la India, como un monje entregado a una causa superior.
Lee manuscritos, mantiene largas entrevistas con los autores, los aconseja […].  Las otras imperceptibles van engrosando una colección de manuscritos inéditos que Marchand guarda celosamente en su casa. Entre esos manuscritos ajenos, su novela El Bibliotecario, inconclusa y perfectamente mecanografiada, bien encuadernada, una belleza entre originales manoseados, borroneados, arrugados y sucios; un manuscrito hembra entre manuscritos machos. Marchand sueña que en una noche mágica e interminable los manuscritos rechazados hacen el amor de todas las maneras posibles con su manuscrito postergado: lo sodomizan, lo violan bucal y genitalmente, se corren en su pelo, en su cuello, en sus orejas, en sus axilas, etc., pero al llegar el amanecer su manuscrito no ha sido fecundado, es estéril. En esa esterilidad, cree Marchand, reside su valor de obra única, su imán [...]. Su prestigio en la editorial, como no podría ser menos, va en aumento. Ha recomendado la publicación  un joven escritor que es el éxito de la temporada. Marchand sabe que por ese a quien ha dejado respirar hay cinco que soportan como él (con el mejor Marchand, el más improbable) la falta de aire, la oscuridad de los trabajos laberínticos.

:: Los sinsabores del verdadero policía, póstumo de Roberto Bolaño (2011).-
:: "Manuscrito B", Manuscritos de Francia de Leonardo Da Vinci (1487-1489).- 

No hay comentarios: