11.11.10

DEL CUERPO VIVO

Que cuanto te ha pasado, como fue bien
del mundo, fue soñado
CALDERÓN


Junto al fuego
tengo frío.

La guitarra  continuó, y ella recomenzó para terminar casi hablando:

Junto al fuego
tengo frío.

La última nota, el último hilo tenso tembló en aire quieto persistiendo un poco sobre su origen y su término.
Nadie Habló.
Los dedos de Miri continuaron jugueteando sobre las cuerdas, y ella parecía haber ignorado todo el tiempo que los demás estaban allí, delante suyo, oyéndola cantar. Se había sentado un poco separada del grupo, cerca de la luz, y su cabeza brillaba, y al inclinarse sobre la caja brillante su rostro permanecía casi indiscernible bajo la sombra que él mismo proyectaba; […] Un poco más allá, el fuego terminaba de consumirse lentamente.
Miri canto “Volver”. Él la observó durante toda la pieza. Percibió hasta el más leve de sus movimientos, las largas manos rebeldes, la cabeza brillante y lenta, la inclinación apasionada del cuerpo vivo, las largas piernas de tibias duras y rodillas como la pierna blanca, sobre cuyos muslos apoyaba la caja frágil, como a otro cuerpo dócil en que se gozara equivocadamente y sin límites.-

:: “Algo se aproxima” de Juan José Saer (Cuentos reunidos En la Zona, 1957-60).-
::  fotografía de  Sophie Bassouls.-

No hay comentarios: