4.2.08

LAS ASPAS RUEDAN


Menos mal que cuando… alguien anda por ahí se encuentra uno por azar o por quién sabe que con un bicho bolita, un golpe de suerte. Con él vaya que podremos!!: jugar la vuelta completa.
Y tantas otras vueltas, un giro tras otro, una dirección y varias a la vez, eh!! quién no quiso convertirse de pronto en una esfera? brillante y movediza, pescar un tremendo mareo, una borrachera visceral entre la luz y el color como avanzando entre los vértices de un caleidoscopio o entre los espejos jugadores de un telescopio .
Y también como el planeta mismo en el espacio… una luna sobre nosotros y su lado oculto, latiendo a punto de explotar de tamaña luz. Habiendo volado ya entre las aspas de una abeja o sobre un escarabajo dorado, y entre las ramas desplegarnos bajo el sol a la zaga de una cigarra. Aventura tamaña la que nos espera… y ahí vamos cuesta abajo, rodando en un caparazón que se desarma y se pliega; en la verde pradera y entre los pastos ralos: alguien anda por ahí.

No hay comentarios: