30.11.07

DESACORDE


¿Otra vez y nuevamente?
¿Recomenzar de nueva cuenta?
¿De otra manera?
¿Bajo otro orden?
Un fin lejano y oscureciéndose en la longuitud del tiempo. O la claridad meridiana del fin, cercano y cabal.
Los fines no finalizan de finalizar, los principios en cambio, a sabiendas de su novedad recomenzada parecen ejercitan su mas brillante pertenencia a lo nuevo.
¿Todo es nuevo? Como si se pudiera comenzar. Comenzar de nueva cuenta, siempre y al mismo momento en que se finaliza.
Irrumpe un fin, por cada principio, dilatándose en la no contemporaneidad de los tiempos, en su total desarreglo.
Nuestro tiempo, un sonido que desvaría en sus melodías agotándose y reviviendo; ni sinfonía de los finales, ni obertura de los principios. Es la más maravillosa música, que a pesar nuestro y de un reloj a golpe latido, deja de medirse.
Solo latirse y con todo ritmo.

(imagen: Torre Gas Natural. Barcelona de Enric Miralles)

No hay comentarios: